Cráter de Darvaza la puerta al infierno

El Cráter de Darvaza, también conocido popularmente como “La puerta del infierno”, es una de las maravillas naturales que nos ofrece nuestro planeta y que tiene una curiosa historia.

Como sus nombre indica el Cráter de Darvaza es un cráter de 60 metros de diámetro por 20 de profundidad situado en el desierto de Karakum (Turkmenistán), cerca de la población llamada Darvaza, en cuyo interior arde un incesante “infierno” desde hace 35 años (según la hipótesis más extendida).

Aunque no existe confirmación oficial se cree que en la década de los 70, cuando Turkmenistán aún era parte de la URSS, dicho régimen envió al desierto de Karakum a un grupo de geólogos para que realizaran diversas prospecciones en busca de petróleo y gas. Durante una de esas prospecciones vieron como parte del equipo era tragado por la tierra. Realmente habían descubierto nuestra cueva subterránea, “La puerta del infierno”, la cual está llena de gas natural como comprobaron los componentes de la expedición enviada por la URSS que quedaron vivos luego de prenderle fuego, y desde entonces arde.

El Cráter de Darvaza es una formación verdaderamente especial no solamente debido a que ofrece un sobrecogedor espectáculo sino también porque es fruto de una combinación entre naturaleza y hombre, la primera creó el pozo con gas y los segundos por accidente o no le prendieron fuego.